“Creo que el cine es precisamente el medio que más nos permite ponernos las gafas del otro y comprender esa realidad ajena a la nuestra. De esta premisa nace mi ópera prima ‘Color’”

La directora de ‘Color’, uno de los cortometrajes que compite por el Premio Mejor Corto de Ficción Nacional en la X edición de Corto Cortismo, aborda en esta entrevista su trayectoria, su visión del género y de la salud del cine y la esencia y mensaje de su corto, seleccionado en una docena de festivales nacionales e internacionales. “Muchos soñamos con un mundo en el que deje de importar el color de tu piel, tu orientación sexual o creencias. Y este sueño es el motor que nos empuja a crear”

 

 

¿Qué encontrará el público de Corto Cortismo en tu cortometraje ‘Color’?

 

El público se encontrará ante una dramedia sobre tolerancia, igualdad, amor y diversidad, ambientada en un mundo sin colores. Conocerá la historia de Diana y la difícil conversación con su familia, que tiene que afrontar. Una situación en un primer lugar cotidiana, en la que los espectadores podrán verse reflejados. Digo “en un primer lugar”, porque el mundo de «Color» es diferente… y seguro que no los dejará indiferentes.

 

¿Puedes hablarnos de tu trabajo y de la temática que abordas en él?

 

¿Hablaremos algún día, de una vez por todas, el mismo color? Me hago esta pregunta metafórica muy a menudo. Tal vez sea una visión utópica o ingenua, pero muchos soñamos con un mundo en el que deje de importar el color de tu piel, tu orientación sexual, país de procedencia, sexo, filosofía o creencias. Y este sueño es el motor que nos empuja a crear.

Y es que todos a veces nos sentimos juzgados o incomprendidos, y otras veces emitimos juicios, es nuestra naturaleza humana. En momentos así me planteo: ¿y si cambiásemos de perspectiva? ¿Si lo viésemos todo del revés? Es un ejercicio que nos permite ver las cosas de otra manera, tomar cierta distancia. Al fin y al cabo, como dijo Ramón de Campoamor, “todo es según el color del cristal con que se mire”.

Creo que el cine es precisamente el medio que más nos permite ponernos las gafas del otro y comprender esa realidad ajena a la nuestra. De esta premisa nace mi ópera prima “Color”.

¿Qué recorrido está teniendo este corto?

Me siento muy afortunada, porque mi creación está teniendo una muy buena acogida en los pocos meses que llevamos en el circuito de festivales. A día de hoy, contamos con 12 selecciones en festivales principalmente españoles – Ciudad Real, León, Tarragona, Granada, Córdoba, Cádiz, Guipúzcoa, Las Palmas como también internacionales: Nigeria, México, Ecuador, Polonia. Me hace especial ilusión venir aquí a Miguelturra, ya que soy vuestra vecina, vivo en Toledo. Recientemente tuve el placer de participar en el festival Afriff en Lagos y dentro de poco viajaré también a mi tierra, Polonia. Ha sido todo un regalo poder enseñar un pedacito de mí en diferentes partes de España y del mundo.

¿Por qué el cortometraje?

Para mí es la forma más hermosa de contar historias. Lo engloba todo: arte, escritura, música, interpretación, sensatez y emociones, gracias al coordinado trabajo de todos y cado uno de los artesanos – su equipo técnico. Es la forma más sencilla y orgánica para crear cine, lo cual no quiere decir “simple” ni “fácil”. Requiere de una gran precisión y claridad de la visión, y sobre todo de un armonioso trabajo en equipo. Es lo que más adoro: esa unión de artistas y técnicos que ponen todo su talento y habilidad al servicio de la historia.

Para ti como realizadora ¿Este género es más una herramienta para contar historias o para transmitir sensaciones y sentimientos?

 

Creo que una buena historia siempre despertará sentimientos, ya sean cálidos o melancólicos. Para ello vamos al cine: para reírnos, llorar, pasar miedo, divertirnos, evadirnos de nuestro día a día. En ello reside la magia del cine. Y los cineastas creamos desde ese lugar, porque las historias que queremos contar son importantes y despiertan inquietudes en nosotros mismos. Sin emociones no hay historias.

¿Qué dificultades encontráis los profesionales para desarrollar vuestra creatividad y talento y haceros hueco en el sector cinematográfico?

 

A la hora de crear cine, son igual de importantes tu alma de artista que la businesswoman que llevas dentro. Aunque no quede muy elegante hablar de ello, la financiación de las películas es una de las mayores dificultades, sobre todo para los cineastas independientes. Muchas veces es gracias a un gran esfuerzo común entre las productores, campañas de crowdfunding, subvenciones o inversión propia que la película pueda ver la luz del día. Hay que tocar muchas puertas, lo cual requiere de tiempo y esfuerzo.

Por otra parte, no es un trabajo de oficina con horarios fijos 9 – 17. Un rodaje puede ser muy imprevisible: mal tiempo, incidentes, retrasos. Desde el primero hasta el último día resuelves problemas y cambios, por ello es fundamental una gran capacidad de improvisación y adaptabilidad.

La pieza primordial de cualquier película es el equipo técnico: que sea profesional y que crea en el proyecto, que se entregue a él. Por ello, es vital establecer desde el inicio una buena relación de mutua confianza.

Por último, como cualquier ser humano, y en especial creador/artista: nos encontramos con dudas, autosabotaje, limitaciones que nos ponemos a nosotros mismos. Cuando tu trabajo tiene un valor subjetivo y su recepción depende de gustos, es importante confiar en uno mismo, ser fiel a tus valores y tu visión.

¿Festivales como el de Miguelturra ayudan en vuestros objetivos?

Por supuesto, es un lugar de encuentro único, que ofrece la oportunidad de conocer a otros creadores y también al público: puedes observar sus reacciones, escuchar sus críticas y opiniones. Y, desde luego, es una gran fiesta del cine, donde podemos disfrutar de una gran variedad de obras. Creo que iniciativas como esta contribuyen a crear un mundo mejor. Y desde luego, a un cine mejor. La presencia de la cultura se traduce directamente a una sociedad más justa, rica.

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

 

Estoy desarrollando un guion, del que no puedo revelar mucho todavía… Ojalá pronto os lo pueda traer en forma de otra obra audiovisual :)

Próximamente se estrenan también algunos proyectos en los que participé como actriz, entre otros, “La Sirvienta” de Pablo Moreno, una película feminista y muy actual, ¡no os la perdáis!

 

¿Cómo es la salud del cine tras la pandemia?

Por desgracia, las salas del cine siguen sin recuperarse tras la pandemia. Muchos espectadores han perdido la costumbre de ir al cine y nos hemos acostumbrado un poco a ver las películas desde la comodidad de nuestro hogar, sobre todo desde el boom de las plataformas. Es importante que volvamos a llenar las salas de los cines.

No obstante, las plataformas ofrecen también nuevas oportunidades, tanto locales como internacionales, y España es un país muy atractivo para los rodajes. Las localizaciones cinematográficas ofrecen una gran variedad de paisajes naturales, arquitectura extraordinaria e interminables horas de luz.

Es cierto que vivimos unos momentos de mucha incertidumbre y todo está cambiando muy rápido, por lo que es crucial seguirle el ritmo y adaptarse, pero yo veo el vaso medio lleno.