‘Plenitud’, dirigido por el joven director ciudadrrealeño, es una historia de optimismo y esperanza que busca recuperar en su mensaje los instintos más básicos del ser humano en el apego o el cariño.

 

Andrés García menciona que, de momento, no volverá al puesto de director: “Es algo muy costoso y arduo, aunque igual de satisfactorio”

 

Has sido el ganador de Mejor Corto Amateur con ‘Plenitud’. Pero, ¿habías participado en algún que otro cortometraje antes, aunque no como director? ¿Qué supone para ti ganar un galardón como este?

Sí, aunque todas mis participaciones anteriores en algún corto (o incluso largometraje) habían sido como director de fotografía, colaborando, por ejemplo, con Luis Galán, Julio León o Tomás Castellanos, directores jóvenes como yo también de Ciudad Real. Juntos hemos hechos varios cortometrajes (e incluso nos atrevimos con dos largos) a lo largo de estos últimos cuatro años.

¿Qué queríais transmitir con el cortometraje?

‘Plenitud’ supone para mí la oportunidad de contar una historia sencilla, con dos únicos personajes, que se reencuentran en un banco tras mucho tiempo.

La idea de la fragilidad de las relaciones esta presente en la historia. Plenitud prentende ser una superación de esa materialidad que podemos encontrar en la mayoría de las relaciones sentimentales actuales, que aquejan los síntomas de la rápidez o el egoísmo de nuestros tiempos. Así pues, se trata de una historia de optimismo y esperanza que busca recuperar en su mensaje los instintos mas básicos del ser humano en el apego o el cariño, mas espontáneos, descontaminados de toda artificialidad “contemporánea”.

¿Lo has presentado a algún certamen más?

Tengo pensado en su momento presentarlo al FECICAM y quizás a algún otro festival regional.

¿Crees en la importancia de que existan festivales como el de Miguelturra? ¿De qué manera consideras que ayuda a los nuevos creadores?

Sí, por supuesto. Constituyen una base vital para que pequeños nuevos realizadores locales como yo se empiecen a dar a conocer.

Tras este éxito como director, ¿tienes en mente algún nuevo proyecto o estás trabajando ya en alguno?

No se si volveré algún día al puesto de director. Es algo muy costoso y arduo aunque igual de satisfactorio. Hoy en día sin embargo me conformo con ser operador y hacer la fotografía de otros compañeros o amigos directores, me siento muy bien en este puesto. Pese a eso siempre quedan en el borrador algunas ideas y proyectos que algún día podría retomar, quién sabe.

¿Qué consejos les das a quienes quieren dedicarse al mundo del cine?

No creo que con mi pequeña experiencia pueda ayudar a mucha gente con esto tan complicado que es el cine.

Pero si algo puedo aconsejar es la lectura de ‘Días de un cámara’ donde el operador Néstor Almendros relata su experiencia en los primeros años de la nouvelle vague en Francia y su posterior trabajo con otros grandes directores de Hollywood. Sin duda lo poco que sé lo aprendí de este maravilloso libro.